DOCENTES BENEDICTINOS

¿Quién es el docente benedictino?

En el pensamiento de San Benito todo buen educador ha de procurar «SER MÁS AMADO QUE TEMIDO». Para ello ha de proceder siempre con prudencia en la corrección y no ha de ser en nada excesivo, no debe permitir en modo alguno que se fomenten los vicios, sino que ha de extirparlos con prudencia y caridad.

El educador Benedictino debe observar siempre aquella norma de San Benito que dice: El aspirante a educador del Colegio Benedictino de Santa María debe ser un profesional reconocido, graduado en ciencias de la educación, con especialidades relacionadas directamente con su área específica de desenvolvimiento profesional.

El quehacer pedagógico en el Colegio Benedictino apunta a una educación integral, personalizada y humanizadora, por lo tanto el Docente se debe distinguir por ser:

  • Una persona que se preocupa por alcanzar su realización como ser humano y como profesional docente, que educa con el ejemplo antes que con el discurso, partiendo de la recomendación de San Benito: «procure ser más amado que temido».
  • Un líder con capacidad de orientar procesos humanos, propiciando un espíritu reflexivo y crítico, para lograr la máxima participación de las personas implicadas en la tarea educativa.
  • Un educador que trabaja con una pedagogía pertinente, que respeta la individualidad de los estudiantes, fortalece el trabajo en equipos donde se fomentan el respeto y la convivencia pacífica, lo que se traduce en el mejoramiento de la calidad de vida de los estudiantes.
  • Institución y que asume su trabajo como lo que realmente es: Una Misión.
  • Cristocéntrica.
  • Un formador que conoce, valora y enseña la importancia de la conservación y construcción de un medio ambiente social y ecológico sano y equilibrado.
  • Un ser consciente de que el éxito de su labor educativa depende más del testimonio de vida que de su saber específico.